ALIMENTACIÓN EN NIÑOS CON AUTISMO

Trastornos del neurodesarrollo

Dentro de lo que se denomina Trastornos del Neurodesarrollo  se encuentran el autismo,

síndrome de Asperger, síndrome Angelman, entre otros, en los cuales está comprometido el desarrollo del sistema nervioso y las conexiones neuronales. 

La alimentación es sumamente importante en el tratamiento de estos niños, sobre todo

aquellos que presentan síntomas gastrointestinales como constipación,

distensión abdominal, diarrea, gastritis, meteorismo. 

Las afecciones gastrointestinales son causadas generalmente  por la ingesta de alimentos que

contienen aditivos, soja, azúcar, trigo (gluten) y lácteos (caseína), que alteran la microbiota intestinal, 

favoreciendo  el desarrollo de bacterias patógenas, parásitos y hongos (como la candidiasis).

A esta alteración en la microbiota se la llama “síndrome de intestino permeable o de intestino poroso”,  y tiene como consecuencia  alteraciones en el sistema nervioso central (al intestino se lo conoce como el segundo cerebro).

Por esta razón, la clave está en corregir  la permeabilidad del intestino, para evitar el pasaje de toxinas que

dañan el sistema nervioso central y de ese modo poder mejorar el comportamiento, aprendizaje del niño,

su manera de relacionarse, mejorar el sueno, disminuyen las estereotipias, etc.

Alimentos que contienen caseína y gluten:

La caseína está presente en las proteínas  lácteas (leche, yogur , quesos, crema y manteca) y el gluten en

los cereales T.A.C.C (trigo, avena, cebada y centeno).

Muchos niños también son intolerantes al maíz, por lo que sería conveniente eliminarlo.

Aclaración: la avena se puede conseguir sin gluten y es tolerada por celíacos (todavía no se consigue en Argentina)

La caseína y el gluten son péptidos (proteínas mas simples) con actividad opiácea, ya que tienen receptores cerebrales parecidos a los de la morfina, por eso se le llaman caseomorfina y gluteomorfina. Las péptidos 

mal digeridos pasan del intestino a la sangre y llegan al cerebro donde afectan el desarrollo e impiden un comportamiento normal. Como los niños autistas viven bajo un cuadro de saturación de opiáceos, se llegó

a la conclusión de que la eliminación  de estas sustancias de la dieta mejoraría su conducta.  

Para iniciar esta dieta libre de caseína y gluten  -DLCG-, se puede comenzar a disminuir  los lácteos y luego

de unas semanas, el gluten (igualmente cada caso se trata de manera distinta).

Al eliminar estos alimentos,  los niños pueden sufrir un síndrome parecido al de la abstinencia (estar mas ansiosos, hiperactivos) porque tanto la caseomorfina como la  gluteomorfina dan una falsa sensación de bienestar en el cuerpo, que lleva una dependencia de estos alimentos, transformándose en un círculo vicioso. 

Como sustituir los lácteos

 Hay varios alimentos que tienen calcio como las  semillas de sésamo, de chía, frutos secos (como almendras, nueces, avellanas), verduras de hoja verde, coliflor, brócoli, cacao, amaranto, quínoa. 

Se pueden realizar  jugos vegetales con almendras, quínoa, coco, alpiste, semillas de sésamo, etc. que

son ricos en muchos nutrientes.

Si es necesario,  pueden añadirse suplementos nutricionales  para cubrir las necesidades del crecimiento.  

Sin embargo, si no hay alteraciones gastrointestinales y si la dieta se realiza siguiendo un plan alimentario completo, con la dirección de profesionales que conocen el tema, no deberían haber carencias.

Todos los niños con autismo que hacen  la dieta sienten, en mayor o menor medida, una mejoría de la sintomatología: al mejorar la predisposición hacia el aprendizaje y dando al sistema nervioso los nutrientes necesarios, tienen mayor capacidad de concentración, de fijación de  conceptos, duermen mejor, están 

mas tranquilos, entre otras muchas mejorías .

Hay que tener en cuenta que en general los primeros meses son difíciles y no todos los niños mejoran  en 

igual tiempo, por lo que hay que adaptarse a su evolución y tener paciencia!. 

La primera parte es la más difícil, y muchas veces los padres se desaniman: sin embargo, una vez que se

supera y se realiza el cambio alimentario se percibe la diferencia, y eso da fuerzas para continuar, a pesar

de los altibajos esperables en la evolución de los niños.

Alimentos que contienen gluten:

Trigo, cebada, centeno, avena, (T.A.C.C) y sus productos derivados: panes, galletitas, masas,

 facturas, masas y otros productos de panadería y pastelería, pizza, pastas de sémola, vitina, etc. 

También las leches chocolatadas,  polvos para bebidas instantáneas, infusiones o bebidas

preparadas con los cereales TACC: malta, cerveza. Es importante aprender a leer las etiquetas,

ya que la mayoría de los alimentos industrializados contienen  gluten como agregado, pero puede estar disfrazado bajo distintos nombres como almidón, proteína vegetal, fécula, espesante, etc.

 

¿Qué es un aditivo?

Son sustancias que se añaden a los alimentos y a las bebidas con la  finalidad de modificar las características físicas, químicas o biológicas de un alimento (ejemplo son los conservantes, colorantes, espesantes, edulcorantes, acidulantes, etc). 

Muchos de los alimentos industrializados están siendo modificados a tal punto que resultan dañinos para la salud. Es preferible cocinar en casa y consumir alimentos naturales sin procesar (como la palta, huevos, frutas, frutos secos -activados-, arándanos, semillas trituradas, verduras)

 ¿Qué alimentos  podemos incluir en una alimentación sin gluten, caseína ni aditivos?

Antes de incorporar los alimentos nuevos,  tener en cuenta los síntomas gastrointestinales del niño y si tiene alergias a algún alimento en particular.  Es importante ir a ver a un profesional para planificar la alimentación

que conviene realizar en cada momento y de que manera hacerlo (formas de preparación, recetas, etc.)

 

Los siguientes son alimentos libres de gluten y caseína:

  • Cereales y pseudo cereales: arroz,  quínoa, amaranto, mijo

  • Legumbres: lentejas, porotos, garbanzos, arvejas

  • Semillas: chía, lino, zapallo, girasol, sésamo

  • Frutas secas: almendras, avellanas, castañas    

  • Todas las verduras y las frutas

  • Aceites de primera presión en frío

  • Huevos orgánicos

  • Carne, pollo organico, pescado

Las grasas saludables son indispensables para un desarrollo saludable del cerebro, ya que 60% del cerebro es GRASA!

 

Siempre adaptar la alimentación a cada caso individualmente. Cada persona tiene una tolerancia distinta.

Tener en cuenta que el consumo en exceso de cereales, pseudocereales, semillas, frutas secas y

legumbres pueden inflamar el intestino.

Moderar su ingesta y siempre consultar de que manera incorporarlos.

LIBROS RELACIONADOS CON AUTISMO:

Nutrición  y Conducta y Mundo Tóxico  - Dr. Javier H. Covarrubias

 

Mejorando la calidad de vida de tu hija autista o Hiperactivo - Dra. Leticia Dominguez 

 

Sindrome de intestino y la psicologia GAPS - Natasha Campbell

Breaking the vicious cycle- Elaine Gottschall

 

Inteligencia Digestiva - Dra. Irina Matveikova

No lea este libro sino cree en la cerebro-diversidad- Roberto Rosler

Cocina libre de gluten, lácteos y azúcar - Paula Lopez Castán

PAGINAS WEB

www.linca.org
 

www.autismbiomed.com/gut-diet.html
 

www.autismodiario.org
 

www.autismspeaks.org
 

www.ceupa.org.ar

 

www.panaacea.org

www.bioabordajes.org.ar

Desde la Vida, programa de TV

radio_berlín.png

Nota en Radio Berlín

Cuaderno y una pluma

Diario de una madre, blog

revista discover.png

Revista Discover

Haga "Click" arriba para escuchar la Jornada 

2018 creado por Hi Marketing

Copyright