Prensa

-logo la nacion en transparente.png

"Cocinar al estilo naturista"

 

Artículos

¿Por qué alimentarnos con conciencia?


En el año 2001, me recibí en la Universidad de Buenos Aires de licenciada en nutrición. En ese momento recuerdo haber dicho “no estudio nunca más!”, ”ya se todo sobre nutrición, ahora a trabajar …”
Pero desde que dejé la facultad algo daba vueltas en mi cabeza. “Ser nutricionista no es solo para personas que quieren bajar y subir de peso, tampoco es bajar la sal y el azúcar para los hipertensos y diabéticos solamente. Sabía que había algo más. Ya iba a descubrirlo.
Durante los siguientes dos años de haberme recibido estuve ejerciendo como nutricionista “ad honorem” para seguir aprendiendo y paralelamente trabajaba dando clases de ingles.
Dos años más tarde dejé un trabajo como nutricionista en un barrio carenciado y me fui con mi bicicleta a recorrer “el viejo mundo”. Anduve por España, Portugal, Francia, Suiza, Alemania, Austria e Italia. Luego de 5 meses y 6000Km pedaleando finalicé mi viaje en Londres donde me quedé 3 meses viviendo en casa de mi madrina y su familia. 
Allí busqué trabajo y me aceptaron en “Holland and Barrett” una empresa que tiene locales naturistas en toda Europa. De a poco comencé a aprender sobre los beneficios de los alimentos que nos da la tierra (hierbas, frutos secos, semillas, verduras y frutas) y sobre cómo una alimentación saludable puede prevenir distintas patologías.
La frase “no estudio nunca más”, quedó fuera de mis aspiraciones. Y a partir de ese momento hasta el día de hoy,  estuve capacitándome a través de libros, cursos y artículos científicos. Al volver de Europa hice un curso que dictaba la Dra. Albertinazzi sobre “Medicina Naturista” en la Asociación Argentina de Médicos Naturistas (AAMENAT). Fue una “nueva facultad” donde aprendí sobre los problemas que pueden traer en ciertas personas, algunos alimentos como los lácteos, el trigo o los alimentos industrializados; de porqué las grasas “buenas” son importantes; sobre la importancia de alimentarnos más naturalmente y porqué esto puede mejorar afecciones como alergias alimentarias, problemas gastrointestinales, T.G.D (autismo, síndrome de Asperger, entre otros), ADD, dolores articulares, dolores de cabeza, cansancio, depresión, ansiedad, etc.
En ese momento hablar como nutricionista "en contra" de los lácteos era un cambio de paradigma tan grande que muchos profesionales y pacientes pensaban que era una idea descabellada y ridícula. Pero la práctica decía otra cosa. Al disminuir lácteos en pacientes con problemas respiratorios (como bronquitis, broncoespasmos, otitis, mucosidad, etc) los síntomas negativos eran casi nulos o desaparecían. Noté también que disminuyendo o eliminando la cantidad de trigo y alimentos industrializados en la comida, estos pacientes mejoraban y/o revertían molestias tales como dolores de cabeza, afecciones intestinales (diarrea, colon irritable, inflamación intestinal, etc), dolores corporales, insomnio, etc. Todo esto acompañado de una alimentación saludables como verduras, frutas, frutos secos, semillas, aceites puros, etc.
Y así un día se acercó a la AAMENAT (donde ejerzo actualmente) un médico psiquiatra neuro juvenil, el Dr. Chrsitian Plebst. Él nos contó sobre la dieta sin gluten, sin lácteos, sin azúcar y sin aditivos para niños con autismo (T.E.A) que estaba funcionando muy bien en Estados Unidos. Mi curiosidad me llevó a leer y a estudiar… nuevamente… sobre esta práctica. Hoy en día se pueden advertir cambios notables en los niños que han llevado a cabo esta dieta. Tienen mejorías en el aprendizaje, duermen mejor, menos berrinches, sociabilizan más, algunos empiezan a decir palabras o a hablar mas fluidamente, muchos empiezan a miran a los ojos, mejoran el intestino notablemente, dejan de resfriarse tan seguido, inclusive algunos están escolarizados en escuelas "normales", etc.
Cada chico es un mundo, cada familia también. Busco adecuar la alimentación a cada familia y a cada niño. Cada uno tiene sus tiempos, es necesario acompañar el proceso ya que es importante el cambio de conciencia en la familia. Hay que analizar cada caso en particular ya que algunos son más intolerantes o alérgicos a los lácteos, otros al trigo, otros al azúcar y a los aditivos. La mayoría responde a un cambio alimenticio rápidamente, en otros no es tan notable. Hay que limpiar el organismo de patógenos y de toxinas. Hay que actuar.
Está en nosotros como profesionales y padres darles todo lo que esté a nuestro alcance para darles la oportunidad de restaurar el organismo. Somos parte de un todo. Estos niños se lo merecen.
Gracias,
Lic. en Nutrición María Müller
Asociación Argentina de Médicos Naturistas

Fundación Puiggros

PROBLEMAS QUE PUEDEN TRAER LOS LÁCTEOS 

 

Durante muchos años, los lácteos (leche, yogur, queso, manteca, crema) se han recomendado por médicos y nutricionistas como alimentos indispensables en la dieta de un niño y en la de los adultos. Hoy en día muchos médicos (sobre todo homeópatas, antroposóficos) y nutricionistas (en general naturistas) han cambiado su mirada. Ya vamos a ver porque.

 

El problema mas grave  en el consumo regular de lácteos está en la formación de mucosidad y flema en el sistema digestivo y respiratorio, dado por la caseína mal digerida (una proteína en los lácteos). Esto trae síntomas como asma, bronquitis, bronco espasmos, infecciones al oído, sinusitis,  erupciones en la piel, cólicos abdominales, reflujo, etc, que pueden ser revertidos con tan solo eliminar o disminuir los productos lácteos de la dieta. 

Por otro lado, distinto a una alergia, es la intolerancia a la lactosa (el azúcar de leche de vaca), que en mucha gente, trae síntomas intestinales como cólicos, distensión abdominal, acidez estomacal. En estos casos, se tiene que suspender la leche y en general el yogur, ya que la intolerancia es a la “lactosa” que está presente en la leche. El yogur tiene muy poca cantidad de lactosa, por eso muchas veces se tolera mejor (igualmente se sugiere suspenderla por la cantidad de aditivos que tiene sino es orgánica)

Los lácteos se pueden reemplazar por otros alimentos ricos en calcio como las almendras, nueces, semillas de sésamo, chía, algunas verduras (coles, verdura de hoja, alcaucil, repollo) y  frutas (naranja, kiwi).   Se pueden hacer jugos de almendras, de nueces, de sésamo, coco, etc. Otro mineral muy importante para la formación de  los huesos es el magnesio (muy carente en la población)

Es importante consultar a un profesional para cubrir el aporte de calcio y magnesio.

No solo hay que tener en cuenta el aporte de calcio de los alimentos, sino también como está el intestino: ya que un intestino inflamado, constipado, con diarreas o cólicos no absorbe bien los nutrientes. 

 

 

¿SON LOS LÁCTEOS SALUDABLES?

La leche ha gozado del incuestionable estatus de saludable durante décadas, pero ahora está en riesgo porque estudios recientes señalan algunas desventajas nutricionales serias. 

Uno de los varios problemas que presenta la leche comienza con la práctica de la pasteurización. Se han realizado estudios que muestran que los terneros alimentados con la leche pasteurizada de su propia madre, en general mueren en un plazo de pocos meses. 

Por que ocurre esto?

La pasteurización destruye las enzimas y vitaminas naturales, además de alterar las proteínas.

La leche de vaca tiene cuatro veces más cantidad de proteínas que la leche humana. Para digerir estas proteínas, se necesitan enzimas que se encuentran naturalmente en la leche. La pasteurización elimina las enzimas, y el exceso de proteínas lácteas no digeridas se acumula y fermentan en nuestro aparato digestivo, obstruyendo los intestinos con una especie de flema (caseína). A medida que esta  flema va incrementándose por el consumo diario de leche, el cuerpo se defiende empujándola hacia afuera a través de la piel (acné, manchas cutáneas) y los pulmones (catarros y mucosidades), mientras que el resto se descompone en el interior, formando mucosidad y dando lugar a infecciones, reacciones alérgicas y rigidez en las articulaciones por depósito de calcio.

Muchas madres que alimentan sus hijos con fórmula se preguntan porque su hijo tiene asma, bronquitis, sinusitis,  erupciones en la piel, problemas respiratorios, gases, cólicos abdominales. Muchos casos de asma crónica, alergias, sinusitis, infecciones al oído y acné han sido y pueden ser curados con tan solo eliminar  los productos lácteos de la dieta.

 Varios investigadores señalan que los productos lácteos son un factor decisivo en el sobrepeso y la obesidad, debido a que los lácteos van creando un revestimiento de placas de mucus en el tracto digestivo y los nutrientes no son bien absorbidos. Esta es la razón por la cual se baja de peso al eliminar los productos lácteos. 

Otro problema de la leche es la proporción entre fósforo y calcio. La leche de vaca contiene 97 mg de fósforo por cada 100mg, comparada con tan solo 18mg/100mg en la leche materna. Niveles altos de fósforo inhiben la absorción de calcio. 

 Con el destete, la prioridad deben ser los jugos de fruta,  jugos de cereales, jugos de semillas y de frutos secos. 

Todos los productos lácteos son muy pobres en ácidos grasoso esenciales.  La carencia de ácidos grasos esenciales produce importantes complicaciones sobre todo durante las etapas de desarrollo fetal y los primeros años de vida de las personas.

La leche de cabra es superior a la leche de vaca por su similitud con la leche humana, pero con respecto a la grasa, es de cadena más corta, más fácil de asimilar, pero igualmente muy pobre en ácidos grasos esenciales.

Los productos lácteos que ofrecen cierta seguridad son la manteca fresca y los cultivos de yogurt organico, los cuales han sido predigeridos por lacto bacterias, pero aún así deben consumirse con moderación.

 

CALCIO y MAGNESIO

En un estudio hecho en Londres se compararon diferentes grupos de mujeres con osteoporosis. Se encontró que ninguno de los grupos presentaba bajos niveles de calcio, pero sí de otros nutrientes importantes para la formación de los huesos, como magnesio y zinc. El cuerpo requiere el doble de magnesio con respecto del calcio para que la formación ósea  funcione óptimamente.

El 60% de la reserva de magnesio en el cuerpo está en los huesos.

Fuentes ricas en magnesio: Verduras verdes, frutas secas (nueces, avellanas, almendras),  higos, limones, cereales integrales, legumbres, semillas de girasol, etc.

Fuentes ricas de calcio: Todas las verduras verdes oscuras y las coles, las semillas de sésamo y chia, frutas secas (almendras, avellanas), frutas cítricas, sardinas, legumbres, amaranto, quínoa, algas, germen de trigo, etc.

"Las mujeres Bantú de África son un excelente ejemplo de buena salud. Su dieta está libre de leche y sin embargo cuentan con 250-400mg. de calcio de fuentes vegetales, que es la mitad del consumo entre las mujeres occidentales. Las mujeres Bantú comúnmente tienen 10 bebés durante su vida y amamantan a cada uno de ellos durante unos diez meses. Pero aún con este enorme drenaje de calcio y relativamente bajo consumo de calcio, la osteoporosis es relativamente desconocida entre estas mujeres". - John Mc Dougall, MD 

Fuente: “La gran revolución de las grasas” de Sacha Barrio Healey.

Lic. María Müller   

ALIMENTOS INTEGRALES VS. ALIMENTOS REFINADOS

 

Los alimentos integrales  ¿pueden mejorar la salud?

Los alimentos integrales son aquellos que se encuentran en su estado natural, “completos”, como las legumbres, los cereales integrales: arroz integral, pan integral, quínoa, mijo, avena, harinas integrales de los cereales (cebada, centeno, trigo, etc.), azúcar integral, semillas, frutas secas, frutas y verduras que conservan todas sus características nutricionales, las cuales equilibran el buen funcionamiento del organismo.

Al no sufrir procesos de refinamiento, el cereal integral mantiene todos sus nutrientes, vitaminas y minerales, y ayuda a mantener la alcalinidad del organismo: evita la acidez,  un estado que favorece la aparición de muchas enfermedades, entre ellas la artrosis, dolores musculares o fibromialgia, etc.

Los granos enteros (cereales integrales) conservan el germen y el salvado que se encuentran en la parte exterior del grano, y son ricos en vitamina E, vitaminas del grupo B, que mejoran el metabolismo,  y minerales como selenio, zinc, cobre, hierro, magnesio, calcio y fósforo. Además, aportan proteínas, hidratos de carbono complejos y  fibras vegetales: contienen grasas poliinsaturadas que son excelentes  antioxidantes naturales. 

Como cuidan de nuestra de salud:

El mayor contenido en fibra de los alimentos integrales es beneficioso por diversas razones: 

-mejora el tránsito intestinal y contribuye a prevenir y tratar el estreñimiento, 

-ejerce un importante papel en la prevención del cáncer, en especial el de colon, ya que las partículas responsables del desarrollo de esta enfermedad (carcinógenos) son arrastradas junto con las heces, lo que disminuye su permanencia y tiempo de contacto con el revestimiento del intestino; 

-la saciedad que produce el consumo de alimentos ricos en fibra evita la ingesta de otros alimentos más calóricos, un aspecto importante en las dietas de adelgazamiento y como medida preventiva frente a la obesidad; 

-ayudan a reducir los niveles de colesterol y por tanto, el riesgo de enfermedades cardiacas.

-las personas con diabetes se  benefician con el consumo de alimentos integrales, ya que éstos tienen un índice glucémico menor que el de los refinados, es decir, que tras su ingesta no se producen picos elevados de glucosa en la sangre y la demanda de insulina es menor;

-puede disminuir y equilibrar la presión sanguínea en los casos de hipertensión leve. 

 

Precauciones

Si no se está habituado a comer alimentos integrales con frecuencia, conviene aumentar su consumo poco a poco, para evitar molestias gastrointestinales.
En ciertas situaciones, el consumo de alimentos integrales está contraindicado: es el caso de diarreas, brotes agudos de la enfermedad de Crohn o de la colitis ulcerosa, o de otros procesos intestinales inflamatorios. 

Los alimentos refinados (blancos) son aquellos que han sufrido procesos especiales para extender su conservación en el tiempo –duran más en la góndola de los supermercados-: generalmente tienen agregado de componentes artificiales. En este grupo se encuentran el azúcar blanco, pastas, pan, galletitas, masas de tartas, de pizzas y empanadas refinadas. 

Tanto el salvado como el germen se eliminan durante los procesos de refinamiento de los granos quedando solamente el endospermo. Esto reduce aproximadamente el 80% del valor nutricional del grano ya que el salvado y el germen contienen la mayoría de los nutrientes. Además, el proceso de refinamiento trae más probabilidad de tener enfermedades degenerativas muy típicas de esta civilización como diabetes o alteraciones del metabolismo de los azúcares, enfermedades cardiovasculares, sobrepeso y obesidad, etc. 

Aunque los alimentos integrales son muy beneficiosos para la salud, tampoco es recomendable ingerir cantidades excesivas, especialmente si están crudos: esto se debe a que la fibra, que generalmente se elimina durante la molienda, contiene unas sustancias llamadas fitatos. Los fitatos reducen la absorción y la utilización por parte del organismo de varios minerales tales como calcio, magnesio y zinc: por lo tanto los cereales y harinas no refinadas deben someterse a procesos de levado o cocción antes de comerlos. 

 IMPORTANTE: se recomienda activar los cereales integrales, legumbres y frutos secos para mejorar la digestión y eliminar antinutrientes.

 

Hoy en día hay una tendencia a consumir productos refinados enriquecidos. Estos, además de encarecer el producto, nunca aportarán el beneficio suplementario de la fibra y, tal vez, el de nutrientes presentes en la cáscara y todavía por descubrir.

Según últimos estudios, la sustitución de granos refinados por integrales en la alimentación habitual, puede reducir el riesgo de mortalidad para todas las causas.

Hay que tener en cuenta que al principio los alimentos integrales pueden inflamar el intestino, por eso es recomendable ir de a poco.

¿Como sustituir refinados por integrales en la dieta?. Sustituir los cereales refinados (pan, arroz, pasta, cereales de desayuno, masa de pizza) por el mismo alimento pero integral. Es cuestión de un cambio de hábito.

 

Lic. En Nutrición María Müller

Miembro de la AAMeNat

NEUROGLUTEN

El aumento del consumo de trigo por su utilización masiva en la industria alimentaria , su refinamiento  y su modificación genética a la medida de la industria, ha contribuido a un incremento alarmante en la incidencia de las enfermedades relacionadas con él.

El número de personas que adoptan una dieta libre de trigo es mucho más alto que el número de pacientes con enfermedad celíaca.

Por consiguiente no solo la enfermedad celíaca, sino también otras condiciones relacionadas con la ingestión de trigo se han convertido en un verdadero  problema de salud.

Es casi el único alimento que tiene potentes efectos en el sistema nervioso central como alterar nuestro comportamiento, traer ansiedad, depresión, hiperactividad, entre otros. Es un “estimulante del apetito”: cuanto más trigo comemos, más ganas de comer tenemos.  En general cuando una persona baja el trigo en su alimentación; el hambre decrece, se pierde peso, mejoran el humor y el sentimiento de bienestar.

El gluten es el principal complejo proteico del trigo, la cebada y el centeno, cuyo componente mayoritario son las gliadinas, un grupo de proteínas resistentes a la digestión del tracto gastrointestinal.

¿Que puede causar la gliadina?

- Disminución de la inmunidad

- Intestino permeable (inflamación, meteorismo, diarrea)

- Auto inmunidad: ataca  órganos normales como la tiroides o articulaciones  provocando hipotiroidismo o artritis.

- Problemas neurológicos (depresión, ansiedad, ADD, autismo, etc)

- Problemas en la piel

- Enfermedad del hígado

- Estimula la secreción de insulina en sangre (predisponiendo a la diabetes)

- Deficiencias nutricionales

Muchos problemas de salud relacionados con el trigo, como los encontrados en el sistema nervioso central, tienen que ver con las exorfinas, un subproducto del gluten.  Éstas entran al cerebro y se unen a receptores cerebrales que tienen un efecto parecido a la morfina, trayendo  efectos neurológicos como:

Alteración en el comportamiento

Problemas de concentración

Problemas para dormir

Desórdenes del humor 

Comportamientos adictivos

Euforia

Estimulación del apetito.

Cada persona responde de una manera distinta. En algunos la mejoría es sorprendente, en otros no es tan notable. Hay que ver cada caso  en particular. 

Lic. Maria Muller

¿HACE MAL COMER TRIGO?

Puede ser que sí o puede ser que no. Depende a quien, en que cantidad y que tipo de trigo.

El gluten es la proteína que se encuentra en el  trigo, está presente en varios alimentos que consumimos como pan, galletitas, masas, facturas, tortas, pastas, etc. 

Es una proteína alergénica para por ejemplo los celíacos que no pueden consumirla pero también hay personas muy intolerantes que tampoco pueden consumirla, y otros  pueden pero en baja cantidad.

Los Argentinos comemos trigo en casi todas las comidas ; pan, medialunas o galletitas en el desayuno y merienda y pastas, pizza, empanadas, sandwiches en el almuerzo y cena. En mucha gente el hecho de comer tanta cantidad puede generar una intolerancia. Se producen síntomas gastrointestinales (como inflamación, gases, colon irritable), dolores de cabeza, retención de líquido, ansiedad y depresión, problema en la piel, mucosidad, falta de atención, problemas para dormir, cansancio, etc.

A lo largo de los años el trigo se ha ido modificado naturalmente y por obra del hombre. Naturalmente, porque se adapta a los cambios en su medio ambiente y por el hombre para aumentar el rendimiento. Esto ha causado que el ser humano tolere menos el grano de trigo ya que tiene 40 veces mas gluten.

Además, antiguamente se consumía el trigo entero, integral. Se usaba todo el grano (salvado, germen, almidón), con un poder nutricional elevado y aportando fibra natural al intestino. Haciendo de él un alimento sano y completo.

Actualmente se puede conseguir trigo integral en alguna casa naturistas (aunque no es el mismo de hace miles de años) y también se venden panificados integrales.

El trigo que se usa hoy en día es el refinado, blanco. Se le ha quitado el germen y el salvado que ayudan a limpiar el intestino de toxinas y patógenos. El pan que se vende como “negro o de salvado” en general es harina blanca a la cual se le ha agregado el salvado. No es integral. Lo ideal es comer productos con harina integral.

Tener en cuenta que como sociedad se consumen pocos alimentos integrales y el intestino “no está acostumbrado” a recibir mucha fibra, asique al principio puede haber inflamación intestinal. Empezar de a poco.

El cuerpo “nos habla”. Si hay algo que no tolera nos lo hará saber a través de síntomas físicos.

Cada persona es única. Cada uno responde de una manera distinta a los alimentos que consume. 

Se  debe escuchar al cuerpo e ir dosificando la cantidad de trigo que se come, según como se sienta. Algunos deben bajar la cantidad, otros tendrán que eliminarlo. Es importante el asesoramiento de un profesional especializado en el tema.

Lic. Maria Muller

Asociación Argentina de Médicos Naturistas

Comer 12 huevos semanales no aumenta el riesgo cardiovascular

Publicado el 08 de mayo de 2018​

La investigación, publicada este lunes en la revista American Journal of Clinical Nutrition, es una continuación de un estudio previo que encontró resultados similares en un período de tres meses. En la primera prueba, los participantes consiguieron mantener su peso mientras algunos se sometían a una dieta con mucho contenido de huevos (12 por semana) y otros con pocos huevos (menos de dos por semana), sin diferencia en los marcadores de riesgo cardiovascular entre ambos grupos.

Según doctor Nicholas Fuller, del Instituto Boden de Obesidad, Nutrición, Ejercicio y Desórdenes Alimenticios, este estudio respalda anteriores investigaciones que muestran que el consumo de huevos tiene poco efecto en los niveles de colesterol en la sangre.

Abstract: https://doi.org/10.1093/ajcn/nqy048

MALA ABSORCIÓN INTESTINAL

Las vitaminas y los minerales esenciales provienen de la alimentación; por eso, una atrofia de las vellosidades intestinales puede alterar la absorción de los alimentos, con sus consecuentes deficiencias nutritivas.

 

Se recomienda evitar los alimentos que nuestro cuerpo no absorbe correctamente, es decir, aquellos que nos puedan causar inflamación. Ante esta situación, cada persona tiene una respuesta distinta.  

 

En teoría, el proceso digestivo debería producirse con rapidez y eficacia para obtener el máximo valor nutritivo de los alimentos que consumimos. Si hay una mala absorción, los alimentos no digeridos pueden fermentar en el tracto digestivo, lo que produce malestar y una ineficiente absorción de los nutrientes. Los síntomas más comunes de una mala digestión pueden ser: pesadez de estómago, inflamación intestinal (panza hinchada), sabor ácido en la boca, eructos y reflujo.

 

Síntomas de una mala digestión:

Dolor en el centro del pecho - taquicardia

Pesadez de estómago

Retencion de líquidos

Inflamación intestinal - diarreas- constipación 

Sabor ácido en la boca

Eructos - Reflujo - Meteorismo

 

Las causas de una mala digestión pueden deberse a los siguientes factores:

- una masticación insuficiente, 

- por beber grandes cantidades de líquido con las comidas que diluye las secreciones (ácido, enzimas y bilis) responsables del   proceso digestivo, 

-por estrés, 

- por consumir alimentos que causan inflamación del tracto intestinal (aditivos como los colorantes, edulcorantes, saborizantes presentes en los alimentos industrializados: gaseosas, jugos en polvo o envasados)

- por consumir alimentos que causan alergia: proteínas como  el gluten y la caseina, encontrados en el trigo y los lácteos), soja, maiz

- falta de enzimas

La atrofia de las vellosidades produce “mala digestión”,lo que ocasiona un déficit en la absorción de nutrientes, llamado “mala absorción”,  sobre todo de las vitaminas y los minerales esenciales para la vida, que provienen de la alimentación; por eso, la atrofia de las vellosidades puede alterar la absorción de los alimentos con sus consecuentes deficiencias nutritivas múltiples. 

En el período de crecimiento (infancia y adolescencia), aumenta la necesidad de muchos e importantes nutrientes, de modo que la alimentación debe ser perfectamente equilibrada, para evitar carencias que afecten la vida futura.

Tales deficiencias pueden tener consecuencias a corto y a largo plazo, desde cansancio hasta un mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas. 

Motivo de alergias

Las proteínas parcialmente digeridas (por ejemplo el gluten y caseína) son un factor fundamental en los problemas de alergias. Cuando la digestión de las proteínas no es completa, la pared intestinal alterada permite su paso a la sangre, donde inducen una “respuesta alérgica a los alimentos”. Al exponer el sistema inmunitario a las proteínas parcialmente digeridas, este reacciona contra ellas produciendo una respuesta alérgica que ocurre tanto en la pared intestinal, dando lugar a irritación e inflamación, como de manera sistémica, produciendo problemas en la piel, dolores de cabeza, infecciones frecuentes, fiebre del heno, asma o incluso problemas mentales. 

Una respuesta alérgica puede causar: 

Dolores de cabeza, cefaleas

Infecciones

Asma

Reacciones en piel

Cansancio, insomnio

Falta de concentración

Ansiedad, irritabilidad

Dolores musculares

Gripe

Enfermedades intestinales (gastritis, constipación, inflamación abdominal)

Como podemos evitar la mala absorción causada por los alimentos?

Principalmente, evitar los alimentos que nuestro cuerpo no absorbe correctamente, o sea evitar alimentos que nos causan inflamación. Esto depende de cada caso en particular, ya que cada persona tiene una respuesta distinta.  

En general hay que evitar los alimentos pro inflamatorios como el trigo, los lácteos, aditivos (en productos industrializados, de supermercado) soja y azúcar.

Los alimentos anti inflamatorios que protegen la mucosa, son las grasas poliinsaturadas (aceites de primera presion, palta, yema), pescados de mares fríos, verduras y frutas (saber elegir que frutas y verduras porque muchas pueden inflamar el intestino), frutos secos (activados), semillas trituradas y condimentos como la cúrcuma, el jengibre, la pimienta y el limón diluido en agua ya que tiene excelentes efectos antiinflamatorios. 

Lic. en Nutrición María Müller 

Bibliografia

 

LIBROS:
 

La Revolución de las grasas - Sachya Barros Healey
 

Los secretos eternos de la salud - A. Moritz

Medicina que cura - Graciela Varela y Luis Detinis
 

Sana Sana - Monica Muller
 

The China Study - Collin Campbell
 

Mal Comidos y Mala leche   - Soledad Barruti
 

Comer para no morir - Michael Greger
 

Cerebro de pan -David Perlmutter
 

Alimentación Consciente -Gabriel Cousens
 

Comer para vivir mejor - Henri Joyeux

 

10% Humano- Allana Collen

Yo amo comer - Sabrina  Gatti Wosner y Karina Eilenberg

 

 

 

Relacionado con Autismo:

 

Todo esta en tu intestino - Dr. Josh Axe

 

Nutrición  y Conducta - Dr. Javier H. Covarrubias

Mundo Tóxico - Dr. Javier H. Covarrubias

 

Mejorando la calidad de vida de tu hijo autista o Hiperactivo - Dra. Leticia Dominguez 

 

Sindrome de intestino y la psicologia GAPS - Natasha Cambell

Romper el circulo vicioso - Elaine Gottschall

 

Paginas relacionadas con autismo:

www.linca.org
 

www.autismbiomed.com/gut-diet.html
 

www.autismodiario.org
 

www.autismspeaks.org
 

www.ceupa.org.ar

www.bioabordajes.org.ar

 
 
 
 
 
 
 
 

2018 creado por Hi Marketing

Copyright